Sports

Sportcases con Fabricio Oberto, cuando el talento es trabajar

Por Maxi Tell

Cuando nada parece ayudar, voy adonde el cantero y lo miro martillar su roca, tal vez unas cien veces sin que siquiera se note una grieta en ella. Sin embargo, al centésimo primer martilleo, ésta se partirá en dos y sé que no será debido al último golpe sino a todos los que vinieron antes
Jacbob Riis

Fabricio Oberto presentó en el Auditorio de la Fundación OSDE en Córdoba una conferencia acerca del aprendizaje, el trabajo en equipo y el sacrificio que necesitó para recorrer su camino en el deporte. De Las Varillas a la NBA, pasando por los años dorados de Atenas y la Selección Argentina, el basquetbolista desplegó sus anécdotas y visiones con gran humildad en el marco de Sportcases.

Humildad, sencillez y talento condensada en algo más de 2 metros de altura. @Obricio7 (para los twitteros) dejó en claro que la perseverancia y el trabajo son los únicos que nos conducen a lograr nuestros sueños. Que entender el rol en un equipo puede ser nuestro mayor aporte al grupo y que los líderes toman por sí mismos la responsabilidad de liderar, sumando obligaciones y no ganando derechos.

Como bien había prometido el propio Oberto en el spot de Sportcases Córdoba, lo que recorrimos fue su experiencia como deportista, que lo llevó a ser parte de grande grupos de trabajo, con enormes líderes y grandes logros. Comenzamos en sus hobbies: la fotografía, una guitarra que no sabe tocar y una radio por internet que prefiere llamar streaming aunque en Cadena 3 el propio Ronny Vargas lo hiciera conducir su programa.

El primer video mostró a un niño en Las Varillas de piernas flacas que se convertiría en un  joven campeón con Atenas por el mundo. Empezó a los 7 años y aún hoy con 36 hay quienes todavía lo llaman Bebe. “Siempre aprender” fue el concepto central cuando ya el rock del bueno se había apoderado del OSDE. La constancia y la decisión de hacer del Basket su vida renunciando a la vida universitaria, fue más bien una secuencia de visión > compromiso > acción.

Llegó con 90 kg a Atenas y mas de la mitad del sueldo la invertía en vitaminas para mejorar.

Reconocer la debilidad + preparación = cambio y superación. La etapa europea de @Obricio7, “mi primer retiro”, cuenta él, fue tuvo una difícil adaptación en Grecia y canalladas de agentes que demoraron su llegada NBA. Aprendió “dureza mental”, mejoró su entorno, se superó jugando con filosofía guerrero y hoy agradece haber pasado las malas.

Debutó en el ’95 con la selección y a los 30 años fue el 3er novato mas grande de la NBA.

Es primordial “entender tu rol en el equipo” y mentalizarse de las responsabilidades colectivas, con su debido respeto al Técnico y los líderes. Desde el banco, cuenta Oberto, pensaba en sacrificarme y solucionar situaciones del juego con mis compañeros. Simplemente complementar y lograr.

Se debe disfrutar la presión del juego ya que no se compara con el padre que sufre por poder llevar comida a sus hijos.

Disfrutamos de volcadas, medallas e imágenes de una selección que le enseñó que el oro se logra aprendiendo honestidad, solidaridad y trabajo. Ese equipo dorado se alineó a puro sacrificio con un objetivo, uno aprende a ganar con la unión que se convierte en un plus. Pero la química de grupo se logra solamente con personas que asumen y aportan a una idea para lograr una actitud grupal.

La confianza del Técnico se gana en un proceso y hace que el jugador devuelva mucho mas.


Muchos irán al Salón de la Fama, uno tiene que aprender a valorar nuestro lugar en el triunfo
.

A la vuelta del break y con iPad en mano, Oberto tuvo su momento 2.0 junto a Fernando Arocena que lo llevó a contar como conectó con gente de todo el mundo, organizó su #Twitterfest con Fierita, aunque reconoció que le da miedo cuando alguien le twittea que lo están viendo comer tal cosa o en tal lado. Después subieron el volúmen de AC/DC y todos rockeamos con sus imágenes de los Spurs en la NBA.

Allí junto a Manu Ginobili logró la adaptación perfecta y aprendió a pensar el juego junto a Greg Popovich, el mejor técnico que considera haber tenido. También en San Antonio entendió que liderar un grupo es saber cuando intervenir y cuando no; y reconoció que la experiencia con la que llegó, lo hizo encarar con mucha paciencia el proceso de aprendizaje que fue la NBA.

En el único lugar que la palabra éxito está antes que trabajo es en el diccionario.

Hubo video del propio @manuginobili que en primera persona contó que Fabricio, “te ayuda a ser mejor“. El mismo Pop lo definió como “el mejor jugador menos lucído” y todos concluyen que en él se destacan habilidades interpesonales mas allá del talento deportivo, con enorme flexibilidad y capacidad de adaptación.

El cordobés contó que trabajando desde Sexto grado, siendo muy chico, entendió lo que era el esfuerzo y siempre buscó la independencia. Más allá que alguien le dijo alguna vez, “cuando estés triste llamá al banco“, sus valores siempre fueron otros y por eso repite que ningún contrato te dará algo más valioso que aquello que puedas inculcarle a una hija.

@obricio7 es el jugador que todo equipo / jugador / técnico quiere tener”.

El aplauso se volvió ovación, las miradas fotografías y el encuentro, una conversación entre el gigante maestro que demuestra con su carrera que el sacrificio conduce a los sueños, que los valores hay que entrenarlos duro y que la mejor jugada es una asistencia a la humildad para que más jugadores de la vida seamos felices.

Fabricio Oberto

+ Sportcases

> Fotos Nico Celani / Federico Rodriguez

Maxi Tell

Sagaz, lector, divertido y emprendedor. El cerebro de Negro&White y el mentor de muchos temas que marcan nuestra agenda. Un momento para leer algo diferente.