Música

Tegan and Sara: Canciones para obsesionarse

Por Jessica Martorell

Todos vivimos la música de maneras diferentes. Algunos componen, otros sólo escuchan y otros como yo o como vos, nos gusta obsesionarnos. El proceso empieza con el simple acto de escuchar sólo una canción y de pronto, pasamos días o semanas mirando cientos de vídeos, leyendo entrevistas, descargando discos y otras cosas más que prefiero no admitir. Probablemente, no tenga nada que ver con mi estilo musical, pero de alguna forma, esas canciones parecen ser lo que justo necesitaba escuchar en ese momento.

Todo eso me pasó con ellas, Tegan and Sara. Son gemelas idénticas canadienses que con sólo quince años formaron su banda en el año 1995. Hacían sus propias canciones y las tocaban con guitarras, sin bajo ni batería. A los diecisiete, usaron el estudio del colegio para grabar dos demos y al año siguiente, ganaron una competición local de bandas que les permitió grabar sus primeros demos profesionales. Un poco más tarde, tras el lanzamiento de su primer álbum “Under Feet Like Ours”, llamaron la atención del manager de Neil Young, Elliot Roberts, quien rápidamente las hizo firmar para su sello Vapor Records. En el año 2000 tuvieron su primer lanzamiento internacional con “This Business of Art” y así empezaron giras extensas por todo el mundo.

Durante quince años, compartieron escenarios con Neil Young, Rufus Wainwright, The Pretenders, The Killers, Ryan Adams, Weezer, Jack Johnson, The Black Keys, Paramore, City and Colour, Death Cab for Cutie, Fun y muchos otros más.  Hasta el momento lanzaron un total de siete discos de estudios que se caracterizan por una mezcla tan interesante como diversa de géneros que van desde el indie rock hasta el mainstream pop. Canciones como “Living Room», «Nineteen», «The Con», «Call It Off», «So Jealous” son los clásicos del setlist que sus fans no se cansan de escuchar, tanto en pequeños shows hechos en disquerias, en grandes arenas como el Sydney Opera House, o en famosos festivales como Lollapalooza o Coachella.

Estas hermanas canadienses también son mundialmente conocidas por su compromiso con la comunidad LGBT, colaborando en eventos y campañas en apoyo a la igualdad de derechos y el matrimonio igualitario. Ambas son lesbianas y, a pesar de las presiones de la industria, siempre fueron honestas al respecto, marcando un camino que hoy sus fans reconocen y agradecen.

“Como artista, no me imagino cantando canciones sobre mi vida mientras oculto quien soy. Simplemente no funciona para nosotras. Nunca dudamos en ser honestas “ explica Tegan.

Su música ha aparecido en los principales programas de la televisión norteamericana, incluyendo Girls, 90210, Parenthood, Grey’s Anatomy, Veronica Mars, The Vampire Diaries, The L word y One Tree Hill. También se presentaron varias veces en Letterman, Leno y Conan. Han colaborado con artistas de todos los géneros, desde DJs superestrellas como Tiesto y David Guetta, a figuras literarias como Augusten Burroughs. Incluso, The White Stripes hicieron un cover de su canción “Walking with a Ghost”.

«Fue la descripción perfecta de un amor que había perdido en mi vida. Me hubiera gustado haberla escrito yo mismo. Esas chicas tienen hermosas voces, tanto que a veces me dan ganas de besarlas, pero no quiero molestarlas con mis problemas» declaró Jack White.

Cada una escribe, compone y canta sus propias canciones, aunque colaboran una con la otra constantemente. Son parecidas físicamente pero sus personalidades son muy diferentes y eso se refleja en sus canciones y en el escenario durante los llamados “banter”. Durante esos minutos que sobran entre canciones, las hermanas se encargan de entretener a su audiencia con historias tragicómicas de su vida o conversaciones entre ambas que demuestran el amor/odio que se tienen por pasar tanto tiempo juntas.

«Nuestra relación trasciende cualquier relación que pudiera tener con cualquier otro ser humano. Fuimos concebidas en el mismo vientre, lucimos iguales y hemos formado juntas esta banda. Tenemos esta conexión intrínseca e incondicionalmente la voy a amar y odiar, hasta el fin del mundo. Tal vez, no creo en las almas gemelas porque ya tengo una.” explicó Sara Quin.

En su último trabajo discográfico Heartthrob lanzado a principios de este año, se advierte un cambio radical en su sonido. Las hermanas Quin se lanzaron a la aventura de abandonar un poco sus guitarras y usar más sintetizadores para generar una fábrica de hits sobre corazones rotos, con la intención de llegar a la mayor cantidad de oyentes posibles.

«Queríamos que la gente escuche el disco y no se diera cuenta que éramos nosotras. Es nuestro trabajo crear, no recrear. No podemos volver atrás y rehacer «The Con» o «So Jealous». Como banda tenemos que seguir desarrollando nuestra música y a nosotros mismos hacia nuevos lugares. Y quiero que la gente escuche esa evolución, quiero que escuchen el cambio y nuestra madurez. Pero también quiero que escuchen sus propias historias saliendo de los altavoces. El oyente medio no le va a importar una mierda sobre que teclado usé o qué estado de ánimo tenía cuando escribí la canción. Van a pensar en cómo la canción los hace sentir. Por lo tanto, espero que sientan que pueden escucharse a sí mismos y a su propias historias» explicó Tegan.

Sin dudas, hubo críticas para todos los gustos, pero no parece afectarles mucho. Con su primer corte “Closer” rápidamente empezaron a sonar en todas las radios e incluso la revista Time lo colocó en el puesto número 7 de las mejores canciones del 2013. Ahora, se encuentran girando por el mundo presentando canciones nuevas como “I Was a Fool” o, mi favorita, “Now I’m All Messed Up”, demostrando que arriesgarse tiene su recompensa.

Y mientras ellas triunfan, yo sigo disfrutando de esta pequeña obsesión hasta que desaparezca. Me atrevo a compartirlo con ustedes y te invito a sumarte, aunque advierto que a veces no es muy saludable. Se parece mucho a eso de enamorarse y tener que dejarlo ir. Hasta que aparezca otra canción…

Jessica Martorell

Está obsesionada con la música. Pero también, es fanática del cine, los libros, las series y los lugares que todavía no conoce. Involucrada sentimentalmente con su trabajo, pero la verdad es que con un disco y una día de lluvia, es feliz.