Música

This Old Dog: Mac Demarco también llora

Por Santiago Miranda

Creo que siempre hubo algo de melancólico en Mac Demarco. Ha estado oculto detrás de su onda chill, su humor eléctrico estilo Jim Carrey y su actitud alocada en los shows, razones de esa  imagen de slacker rocker que todos le otorgan y de la que él reniega. Estos rasgos diversos de su personalidad se han plasmado en su música: su autodefinido sonido jizz jazz, desarrollado en sus dos anteriores discos (2 y Salad Days), está cargado de guitarras con reverb  y chorus y juega con la voz de Demarco entre efectos y agudos, generadores de la placentera sensación de “que todo está OK”.

Mac_Demarco_by_Coley_Brown_Press-2017-Crop-2-980x516

Pero de la felicidad a la tristeza hay un sólo paso y tras las capas de efectos se esconde cierta angustia, apoyada en la tonalidad de los acordes extraños  que usa y también insinuada en su lírica, incluso en sus canciones más jocosas. Basta con escuchar “Ode to Viceroy” y su ocurrente estribillo –“I’ll smoke you ‘til i’m dying”-  para dar cuenta de esta tensión que subyace en su música.

Sin embargo, en This Old Dog, su último LP, un Mac más maduro baja las defensas para decididamente dejar al descubierto su costado emocional más sensible y vulnerable. “Cariño, yo también lloro/ mejor que lo creas”, canta en “Still Beating” como para dejarlo claro, y en trece canciones muestra esta faceta que lo tiene reflexionando sobre las relaciones, el amor, su padre y la muerte. Por eso se muestra como su trabajo más singular al exponerlo como nunca antes (paradójicamente, es también el único que no lo tiene a él en tapa).

Si en 2 el canadiense había mostrado su sonido y en Salad Days lo había refinado, en This Old Dog da un paso hacia afuera del jizz jazz, como para no quedarse atrapado. Influenciado por el Neil Young más tranquilo y por Paul Simon, entre otros, se aleja de la guitarra eléctrica para acercarse a un sonido más orgánico en las seis cuerdas con su acústica y también en su voz, asimilándose a la calidez de sus interpretaciones en vivo. Además, deja que ganen terreno los teclados y sintetizadores -especialmente el Korg Microsampler- a tal punto de haber tenido que sumar a un tecladista a su banda para girar.

En resumidas cuentas, Mac abandona un poco la electricidad y se pone a navegar en aguas más calmas.  La canción que le da el título al álbum es una muestra de estos cambios, una pieza musical a ritmo desacelerado con su voz serena pero más limpia que en sus otras grabaciones, lo que le confiere una claridad que  se evidenciará en el resto de los tracks. De ahí, logra pasar con comodidad de la belleza de corta duración de “Sister” a los siete minutos de “Moonlight on the River” y su desenlace psicodélico. El Korg adquiere protagonismo en “On the level”  y “For the First Time“. También se permite probar cosas nuevas como incluir una harmónica –quién lo diría- en “A Wolf Who Wears Sheeps Clothes” y se prueba como baladista en “One More Love Song”. Pero todo esto no deja de tener un costo, porque si bien logra mantener el swing en temas como “Baby You’re Out” y “One Another”, se pierde la seducción funky patentada en 2.

8qogj3pe1bvy

Si This Old Dog abre una puerta al lado menos alegre de Mac, es porque está profundamente marcado por el vínculo con su padre, una relación complicada determinada por el abandono de su progenitor. La figura paterna está presente en casi toda la placa, pero aparece más precisamente en “My Old Man” y “Watching Him Fade Away”, que abren y cierran el álbum respectivamente. La primera es un relato sincero a tres acordes sobre la sensación de verse parecido a su papá, mientras que la segunda es un llanto de dolor por verlo irse. Ambas son posiblemente las composiciones más originales del álbum y se encuentran entre las mejores de Demarco en su carrera.

MacDeMarco-for-DIY-magazine-by-Phil-Smithies-7

Tras el éxito comercial y los elogios de la crítica que recibió Salad Days, Mac Demarco ha decidido sin dudas   cambiar de rumbo. Y si bien el resultado es un disco más bien denso que fluido, This Old Dog parece la decisión adecuada para un artista inquieto que tiene aún mucho para mostrar. Es un punto de inflexión que denota la madurez de poder mirarse a sí mismo y decidir pasar a otra cosa, aunque no a todos les guste.

Santiago Miranda

Joven estudiante de periodismo, curioso y entusiasta. Apasionado por la música, el cine y las series. Canalizo mis ansias creativas a través de la escritura.