Libros

Todo lo que Javier Castillo hace que suceda

Por Luciano Zahradnicek

Hay momentos, varios a lo largo de los días, en que me pongo a pensar en cuán curioso es el ser humano. Desde lo más simple y cotidiano hasta lo más complejo, SER es una actitud que nunca deja de sorprender al hombre social. Un claro ejemplo es la personalidad, que determina a partir de un puzzle de experiencias, un modo autómata de comprender la existencia. En cuestión de días, confirmé que la mía (vaya a saber uno a causa de cuáles circunstancias desatadas desde 1995) es obstinadamente insaciable. Solo basta un pensamiento que la hipnotice, la haga flotar y la vuelva obsesiva

Leí las dos primeras entregas de Javier Castillo y me fasciné con su modo de contar, con la estética de su prosa y esos remates que se convirtieron en mis frases favoritas. Y sabía que había publicado una tercera novela que lo perfilaba como un nuevo talento literario. Pero no conseguía el material. Llegué hasta escribirle por MD de Instagram al propio Castillo… hasta que un día, de buenas a primeras… apareció. Y al cerrar la última página supe que mi personalidad no solo era obstinadamente insaciable, sino que además es sabiamente selectiva para ponerse en este estado. 

Una vez más, el escritor español me ha tenido en vilo con su última entrega conocida como “Todo lo que sucedió con Miranda Huff”. 

“Cuando miré de nuevo a sus ojos, me di cuenta que ya no estaba en ellos” 

2015. Ryan y Miranda Huff son un matrimonio de guionistas de cine de Hollywood. Su casa impecable y sus autos de alta gama dan cuenta que son un matrimonio perfecto y exitoso en el estelar LA. Pero, como en las las películas, todo eso es ficción. El Dr. Morgan les sugirió que fuesen de fin de semana a una cabaña en Hidden Spring, en las afueras de la ciudad. Era una herramienta más del tratamiento de parejas en crisis para salvar el matrimonio. Una relación que parecía cada vez más distante, unida por deudas, hipotecas y desamor… un amor transformado en rencor

1975. Un joven estudiante, del norte de Estados Unidos llamado James Black, llegó a Los Ángeles para convertirse en guionista y director de cine. Desde que pisó el campus de la Universidad, Jeff apareció como este hermano que la distancia le regala a los novatos para forjar una relación cuasi cinematográfica.  

Ninguno de los dos sabían que la clase de Historia del Cine Americano les cambiaría la vida, cuando la profesora Paula Hicks cruzó el umbral de la puerta. 

… 

Miranda, una joven estudiante con aspiraciones a convertirse en una reconocida guionista, se enamoró de un atractivo e inteligente joven llamado Ryan Huff. Un muchacho valiente con ideas alucinantes que se atrevió a burlar al mítico y legendario James Black. El prestigioso cineasta, autor de La gran vida de ayer, era el nuevo docente. La relación de alumnos y profesor fue creciendo, hasta que, Jeff, un vigilante venido a menos apareció en la escena de este triángulo, con la versión amateur de La gran vida de ayer, filmada en 1976. Y de ahí, el abismo

Ryan se dirigía a la cabaña de Hidden Spring tal como le había indicado Miranda. Si la cosa no resultaba tenía algunos materiales para leer e inspirarse a escribir algo de éxito que lo sacase de la crisis financiera que atravesaban. Ella le había dicho que llegaría más tarde, pero para su sorpresa, el auto estaba aparcado en la cabaña ubicada en las afueras de LA. 

Cuando Ryan entró al hospedaje se llevó una sorpresa digna de espanto. Dos copas de vino, manchas de sangre en la ducha…. y Miranda no estaba por ninguna parte. Y ahí, quien lee se pregunta ¿Qué le sucedió a Miranda Huff? 

“Las cicatrices siempre se quedan para recordarte cómo saliste adelante” 

“Todo lo que sucedió con Miranda Huff” es una novela que no te dejará indiferente. Siendo la tercera entrega de Javier Castillo (y como seguidor de sus trabajos) me enfrento una vez más a su aventura con la que confirmo que el autor ya es un referente de la literatura millennials. Sus historias presentan una madeja argumental que para ser desenmarañada en hilo, requieren inevitablemente del viaje en diferentes épocas temporales. Un sello muy Castillo

En “Todo lo que sucedió con Miranda Huff”, el lector no sabrá hasta la última página quién es quién. De un capítulo a otro, los malos se convierten en buenos y viceversa. Este es el mayor valor que muestra el crecimiento profesional de Castillo, porque denota una nueva variante que no estaba presente en sus dos entregas anteriores, en las que los personajes estaban 100% definidos desde el comienzo del relato. 

Este material de 52 capítulos y agregados, le propone al lector navegar en tres épocas fascinantes del mundo hollywoodense, donde las cintas, los guiones y los asesinatos son parte de una misma película que trasciende las generaciones. 

…. 

¿Qué hace que un autor “la pegue” como decimos en Argentina? Analizando diversos casos de “pegada” me parece que la empatía con el contexto social y cultural de la época más un vuelco interesante son la clave. Un caso claro es el de Dan Brown cuando publicó la “Saga Langdon” en un momento crítico para la Iglesia como institución. 

Hoy, el mundo reclama igualdad de derechos de sexos y visibilidad sobre los problemas coyunturales de las mujeres en la sociedad, como los asesinatos y su menosprecio machista. 

Javier Castillo ha tematizado sus novelas con esta corriente sumandole perspectivas literarias de los thriller. Pero en “Todo lo que sucedió con Miranda Huff” ha mostrado una postura de avanzada. Ya no solo se interesa por relatar el padecimiento de quien sufre, sino que además pretende mostrar la otra cara. Así nos plantea un escenario en el que el dolor se transforma en venganza y locura. 

¿Quién se atreve a hablar del contra-ataque? La novela muestra que nadie, ni siquiera la justicia porque no se piensa, no es concebible. Y nos invita a mirar un perspectiva macro sobre la postura de género, sin caer en vicios machistas.

La historia es altamente atrapante. La idea de conectar los tiempos me fascina como lector. Además, la estética con la que escribe es perfecta, porque el narrador omnisciente se mezcla con el protagonista generando una confusión que se resuelve en las últimas páginas. Titular los capítulos con una frase y el nombre del personaje que lo protagoniza, es un sencillamente una genialidad. 

…. 

Hace algunos días, los titulares de diferentes portales informaron que el prestigiosisimo actor Matthew McConauguey dictará clases en la Universidad de Texas, durante el otoño. Una verosimilitud con el personaje de James Black que Castillo puso en “Todo lo que sucedió con Miranda Huff”. Como lector que atravesó el material, solo espero no saber de McConauguey de acá a 20 años por trabajos como “How to lose a guy in 10 days”, “Interestelar” o “Dallas Buyers Club”. Sería su caída profesional y la conversión de Javier Castillo en premonitor. 

…. 

Miranda ha desaparecido. Ryan está entre la incertidumbre y la justicia. James Black enloquece pon un pasado que acecha su presente. Jeff es la clave y Paula una pieza fundamental. 

Nada queda ajeno a Hidden Spring, el lugar donde Castillo prometió volver a encontrarnos en su carta de Agradecimientos. 

Luciano Zahradnicek

Curioso, inquieto y filosófico. Admirador del arte la música y el teatro. Me defino como un compulsivo lector. Periodista profesional.