Música

Una parte de la euforia por Soda Stereo, a 30 años

Por Lu Molina

Si la música es algo así como los aromas o los colores para los otros sentidos, definitivamente ésta banda genera el éxtasis auditivo. Conformada por tres grandes músicos, Soda logró a lo largo de su existencia el mote y el compromiso de ser una de las bandas más influyentes del rock iberoamericano. Generaron en una sola presentación 120 casos de histeria colectiva, y a quienes gustamos de la banda, no dejará nunca de erizarnos la piel.

Soda Stereo nació en el año 1982, en el centro de un cambio en el ambiente musical argentino. La política se ocupaba de cercenar la música y Soda surge con el estandarte que llevarían luego una buena parte de las grandes bandas de rock argentinas. Se vuelve a escuchar el mensaje de hartazgo en las letras, producto de la dictadura militar que ocupaba el gobierno por esas décadas. Una excelente metáfora creativa refleja ello, en la siguiente canción.

SODA STEREO, 30 AÑOS

Gustavo Cerati, Hector “Zeta” Bosio y, corte de pelo mediante, Charly Alberti son los creadores de la mística de Soda. Con el nombre que los caracteriza tocaron por primera vez en el ’82 en el cumpleaños de un compañero de la universidad, Alfredo Lois, quien luego sería el encargado de toda la imagen de la banda. Una característica particular de la misma no deja de ser la amplia variedad de temas que se tocan en las letras, siempre disfrazadas con buena literatura.

Era 1985 cuando Soda Stereo lanza su segundo disco “Nada Personal“. Dentro de él, su primer corte de difusión (homónimo al disco) reventó las bateas latinas y fue la puerta de entrada a Chile, enfrentándose al “monstruo” de Viña del Mar. De más está decir que fue precisamente ésta presentación histórica la que terminó con incidentes de locura colectiva y poniendo la firma de que Soda era algo en serio.

Porque no todo es rock y fulgor,  también hubo lugar en la historia de ésta gran banda para algunos temas más sentimentales, los próximos dos muestran la faceta calma y sentida de los rockeros de pelo largo. La primera aparece en el penúltimo disco llamado Dynamo y editado en 1995,  y es una de las baladas rock más bellas que conozco. Si bien este disco no fue de gran aceptación en el mercado, en palabras del mismo Cerati: “Es el disco con picos de emoción más altos. Teníamos la sensación de estar haciendo algo musicalmente grande, y que nos satisfacía completamente“. Para el disfrute de todos, “Fue“.

La segunda de las baladas de las que hablaba es mi canción preferida. Compuesta por Gustavo Cerati, llena de melancolía, fue inspirada por una salida de él, su madre y su padre, quién acababa de recibir los análisis que confirmarían su cáncer terminal. En una versión íntima y muy sentida, “Té para 3″.

Será que Buenos Aires tiene ese no se qué que inspira a los artistas. Y Soda, como no puede ser la excepción, le rindió homenaje también. Del disco Doble Vida (1988), llega la canción del hombre alado, que gusta de la tierra, pero prefiere la noche.

En el próximo video, llegamos al famoso “Chau Soda“, penúltimo recital de la banda.

Dentro del mar de canciones de Soda Stereo, las próximas 3 las elijo como las mejores. Representan una época, una mentalidad, una generación. Cuando yo nací ellos ya eran grandes, y cuando fui grande, ellos ya no estaban. En 1997, por motivos personales y criterios artísticos, Soda Stereo se disolvió. Y durante los próximos 10 años no hubo entrevista en la cual no fueran consultados sobre la vuelta. Las respuestas no variaban, siempre era un rotundo “no”. Hasta que llegó 2007. Si bien se rumoreaba, el lanzamiento de “Me verás volver” y lq gira del retorno de Soda Stereo, tuvo repercusiones inigualables. Tocaron en todo LatinoaméricaEstados Unidos. Llenaron estadios, auditorios y cuanto lugar les dieran para tocar. Para muchos fue un sueño hecho realidad.

Los próximos tres temas fueron espectaculares en vivo. El publico danzaba entre lágrimas, gritos y alucinación, y en el oscuro total la guitarra de Cerati comenzó a sonar así…

Muchos la corean, pocos la conocen. Dentro del disco Signos, esta canción está en el puesto #31 de la revista Rolling Stone de las mejores del rock de habla hispana. Causó furor incluso antes de que comenzaran a tocarla en vivo. Levantate de la silla y hacé que hasta la vecina se entere que estás escuchando nada más y nada menos que a Soda Stereo!

El final. La próxima canción es mitad elección y mitad homenaje. Es sabido que en mayo de 2010 Gustavo sufrió un accidente cerebrovascular isquémico, por lo que se encuentra en coma desde dicha fecha. Muchos de sus fans le han dedicado canciones, eventos y le han brindado su apoyo incondicional. Este es mi gesto hacia él.

Gustavo, te esperamos cuando pase el temblor.

Para seguir bailando: Sobredosis de TV, En el Séptimo día, Te hacen falta vitaminas

Lu Molina

Meticulosa e incansable, siempre firme cuando se necesita una opinión. Fiel por sobre todas las cosas a su estilo y argumentos. Sabia conversadora y simpática dancer de rock clásico.