Música

Whitney Houston, el adiós a la mejor voz

Por Maxi Tell

Whitney Houston era sencillamente la mejor voz que haya existido. Técnicamente, por sus interpretaciones y hasta te diría, por lo que lograba con ella. Un talento innato que llegó a la estratosfera del éxito y se dejó vencer por la soledad. Las adicciones de una estrella que apagaron a una artista incomparable. La voz. La número 1 se fue.

Nació signada por el soul y fue heredera de la clase de su madre Cissy Houston; compartió un estilo con sus primos Dionne Warwick y Dee Dee Warwick; y su talento tuvo como madrina a la propia Aretha Franklin. Desde el coro juvenil cantando gospel hasta su pop de Los Ángeles, pasando por las baladas de Hollywood, todo fue descubrimiento y éxito.

Murió derrotada por la fama, sin poder salir del circulo vicioso que las adicciones le tienen preparado a toda estrella. Con tan solo 48 años no encontró Guardaespaldas que la salve de ella misma. Los inicios a finales de los ’80, el furor de los ’90 y los intentos de re invención después del 2000, definen un meteórico éxito con un final típico.

Fue la mujer más galardonada de todos los tiempos, quizás solo comparable en cierta forma con Bárbara Streisand. 2 premios Emmy, 6 premios Grammy, 30 premios Billboard Music Awards y 22 American Music Awards, entre lo mas destacado de un total de 415 premios en su carrera. Empezamos a recordarla con algunas interpretaciones inolvidables.

http://www.youtube.com/watch?v=tYFHAvULvJ0

Banda sonora de todos

Quizás el soundtrack mas famoso de todos los tiempos. Cualquier momento de una pareja se vuelve romántico cuando se la escucha cantar. Se apoderó del sencillo I will always love you (original de Dolly Parton), en la pelicula El Guardaespaldas. Interpretando una estrella protegida y enamorada por Kevin Costner, editó un disco exquisito que vendió alrededor de 50 millones de copias en el mundo.

No existe beso o escena de amor que no piense por un momento en esta canción. Un himno de varios momentos en la pelicula de nuestras vidas. Los segundos pasan desnudando la voz y el talento de Whitney Houston, acompasado de manera perfecta por la melodía. Temas como I have nothing o Queen of the night signaron al mejor álbum del año, en aquel 1992, donde además participaban Kenny G y Joe Cocker entre otros.

Su voz

LA voz, un tono único e irrepetible. Con movimientos, colores y virtudes nunca antes escuchadas, Whitney Houston se encontraba en ese selecto rincón entre la soprano y la contralto. Su voz era capaz de llenar cualquier salón, de engalanar la noche que quisieras y hasta de ayudarte a besar la estrella que eligieses.

Nunca llegará a la fiesta de Clive Davis, previa a la entrega de los Premios Grammy de 2012, aquel productor que la descubriese con 18 años y todavía la llora. Fue hallada muerta en el baño de su habitación en el hotel Beverly Hilton de Los Ángeles. Una remake de Sparkle sin concretar y un disco sin concluír.

Aún quedan anécdotas turbulentas de un matrimonio que agudizó la violenta caída artística que Houston no logró sostener. Fue sin dudas un ícono y si tomásemos los 100 singles pop del momento, encontraríamos su influencia en la mayoría. Fue la voz que seguirá cruzando salones, invitando besos y que trascienda artistas.

Maxi Tell

Sagaz, lector, divertido y emprendedor. El cerebro de Negro&White y el mentor de muchos temas que marcan nuestra agenda. Un momento para leer algo diferente.